Vive la alegría de la abundancia

Abundancia: Gran cantidad. Prosperidad, riqueza o bienestar. Gozar de un gran bienestar económico.

Prosperidad: Curso favorable de las cosas. Buena suerte o éxito en lo que se emprende, sucede u ocurre.
Así es como el diccionario de la R.A.E. define estos dos términos, ¿cómo los defines tú?
Tendemos a identificar abundancia y prosperidad con el éxito financiero, con un gran desahogo material que te permite realizar todo aquéllo que deseas en el momento en que quieras. Así, solemos admirar, por no decir envidiar a las personas que tienen mucho dinero y no viven esperando el ingreso de su nómina o haciendo números para poder irse de viaje unos días, pocos.

Damos por hecho que esta “prosperidad” solo pueden gozarla unos pocos afortunados que han sido agraciados con un toque de la varita mágica del destino y nos miran desde su altura de seres distintos, ajenos a la pequeñez de las vidas ordinarias que saben que existe otro mundo precisamente porque pueden admirarlo pero nunca entrar en él, ¡ni soñarlo!

Hemos aceptado como exacta la definición del diccionario, “buena suerte en lo que se emprende o sucede”, nosotros no somos sujetos agentes sino complementos indirectos, recibimos la acción del azar y nos conformamos, ¡mala suerte! ¿qué le vamos a hacer?

¿Y si yo te dijera que hemos estado equivocados, que….

¡Regístrate y lee el resto del artículo!