Todos tenemos un Don

Samuel sale al patio y ve a su padre barnizando un banco, no se puede negar que tiene buena mano, ha hecho muebles fantásticos durante estos años. Según su madre tiene el Don de la carpintería. Se encoje de hombros, ¿quién sabe? De todas maneras su madre anda siempre leyendo textos de crecimiento personal y autoconocimiento, no te puedes fiar, le han “comido” un poco la cabeza. Tal vez lo que ella llama Don no es más que un pasatiempo.
No puede evitar sentir lástima por su padre, tantos años trabajando en una empresa y encontrarse de pronto en la calle.

Todavía recuerda el pánico que sintió cuando…

¡Regístrate y lee el resto del artículo!