¿Tienes 50 años? No pierdas el tren de tu cambio.

Cada día que vivimos es un día menos que nos queda por vivir. Esto, que parece una obviedad y que es una certeza desde que empezamos a tener conciencia de la vida y de nosotros mismos no solemos pensarlo hasta un buen día en que alguna circunstancia nos pone en el disparadero. A mí me ocurrió al cumplir 50 años, de pronto la realidad se impuso en toda su crudeza: ” Ya has vivido más tiempo del que te queda por vivir, piensa, ¿qué quieres hacer, cómo deseas culminar esta segunda parte de tu vida?” Aún estaba decidiéndome cuando, unos meses después, me quedé sin trabajo. “Piensa, te han dado una oportunidad para cambiar de rumbo, vas a desaprovecharla?”

Y pensé. Me ví sentada en el banco de un andén esperando un tren convencional,uno de aquéllos que había estado cogiendo toda mi vida y que llevaban a destinos conocidos y seguros. Solo que, por alguna razón, esos trenes….

¡Regístrate y lee el resto del artículo!