El Ingrediente que Falta para Alcanzar Tus Metas

Has estado toda la mañana cocinando, libro de recetas abierto en la página escogida, esparcidos sobre la encimera todos los ingredientes que necesitas, cacerola al fuego distribuyendo un aroma delicioso por tu cocina, tú programando el temporizador para que te avise cuando se haya cumplido el tiempo de cocción aconsejado.

Te quitas el delantal y te entregas a la tarea de poner la mesa con esmero. Una vez que todo está dispuesto subes a cambiarte, quieres estar presentable para recibir a tus invitados. Cuando vuelves a entrar en la cocina pareces el/la protagonista de un anuncio de TV, elegante, perfumado/a y con apariencia de ser el anfitrión/a ideal.

Con gesto de suficiencia levantas la tapadera de la cacerola y sin perder la sonrisa metes la cuchara y pruebas. La sonrisa…..

¡Regístrate y lee el resto del artículo!