Cultivando diferencia

Hay una ola de preocupación que va calando cada vez más en los ciudadanos sobre qué es lo comemos y que alternativas tenemos. La tierra es tratada sin clemencia con herbicidas y pesticidas que, necesariamente, contaminan las verduras y, al comerlas, a nuestro organismo .

Las frutas no tienen ningún sabor, esto lo sabemos nosotros, los de 50 y más porque aún recordamos los sabores auténticos de la mandarina o el melocotón y aunque los jóvenes no tengan ya esa referencia sí aprencian diferencias. Cuando mi hijo probó por primera vez unas naranjas ecológicas que compramos a un productor valenciano,  le parecieron exquisitas y, desde entonces, cada vez que me pide una naranja me dice, “pero de las de Valencia, ¿eh?” Que es lo mismo que decir, “de las que saben a naranja”

En respuesta a esta inquietud por lo que comemos surgen cada día nuevos grupos de consumo, gente que se une para consumir de manera responsable productos de huertas cercanas y de cultivo ecológico.

¿A ti te preocupa tu salud? No te descubro nada si te digo que tu salud, a largo plazo, será el resultado de lo que comes.

Te cuento a continuación como las verduras han pasado a ser el plato estrella en mi casa…….

¡Regístrate y lee el resto del artículo!