¿Cómo quieres que sea tu jubilación?

La verdad es que cuando estaba trabajando siempre fantaseaba con la jubilación e imaginaba lo estupendo que debía de ser levantarse sin presión, sin planes preconcebidos (o concebidos libremente antes de apagar la lamparita de noche) y que cada día fuese un misterio por descubrir.

Cuando iba en el coche (acelerando siempre) y me cruzaba con mis vecin@s mayores que madrugaban para caminar, ¡me daba tanta envidia! “eso es vida” pensaba, “se encontrarán, echarán un rato de charla o irán más lejos de lo previsto, pueden hacer lo que quieran porque están libres de ataduras” Lo que envidiaba no era su edad ni que hubiesen conquistado el período de jubilación si no que fuesen eso, LIBRES

Hoy, casi un año después de vivir desempleada (que no desocupada) pienso ….

¡Regístrate y lee el resto del artículo!