Animales de cuatro patas

Despedimos la serie de consejos de Cecilia como empezamos: con uno de sus artículos. En este último vídeo hablamos de animales y de como pueden ser un bálsamo para la soledad. Aquí tenéis una estracto de su artículo publicado en el diario Vasco el día 20-3-15

Hiru y Luna dos gatas Mayas

“Últimamente en mi vida están apareciendo muchos animales de cuatro patas. Este hecho en sí no es ni bueno ni malo ni tan siquiera remarcable para un eventual lector de este blog, pero yo siento que es un pequeño punto a favor que me acerca de alguna manera a la naturaleza que tanto amo y que se me escapa entre el ladrillo y el asfalto.

Estas últimas semanas me despierto con las tórtolas y respiro aire de jardín tropical, con mangos y chapotes, limoneros y ciricotes y un sinfín de pájaros –cuyo nombre todavía no he sido capaz de aprender- además de los murciélagos nocturnos y los gecos diurnos.

Si no quiero –y quiero muy poco- no veo “ciudad al uso” en varios días.

Pero donde yo vivo ahora la vida se ha ralentizado a golpe de fuerza mayor; el calor empieza a enseñorearse del calendario y poco apetece dar vueltas en bicicleta –ni mucho menos paseos a pie como no sea a las seis de la mañana o bien entrada la tarde. Y con este poco salir de casa me he ido haciendo amiga de las dos preciosas gatas mayas, Hiru (la tercera de la camada) y Luna, adoptada bajo el plenilunio y que ya forman parte de la familia. Aunque en realidad debería decir que han sido ellas, las preciosas tataranietas de alguna leona fiera, quienes me han adoptado a mí como “humana amiga en período de prueba”.

Nunca había habido un gato en mi vida, ni tan siquiera …

 

 

 

 

 

¡Regístrate y lee el resto del artículo!